Nuestro propósito

Cultivar la capacidad de la observación y confianza del niño

Por un lado, cultivar la capacidad de la observación, que permita tomar contacto sobre la diferencia del propio ritmo con respecto al marcado por el crecimiento del niño en su camino a su propia humanidad. Y por otro, cultivar la confianza en las potencialidades del niño, evitando en parte, interferir en su desarrollo madurativo, como padres y profesionales de la salud, sin olvidar los posibles, aunque limitados intervenciones, a nivel intelectual

Comparte en las redes

UI